El siguiente es el primero de tres artículos acerca de la iniciativa de Ley que está en debate en el Congreso del Estado de Jalisco.

De acuerdo con el diputado Kumamoto, esta iniciativa nace desde el Órgano Técnico de Asuntos Metropolitanos, es decir, desde un espacio técnico que reconoce la necesidad de hacer modificaciones en la compra de software de licencias. Conrado Romo, quien dirige este órgano y arranca la iniciativa, lo comentó con el diputado Augusto Valencia, quien a su vez planteó la optimización del gasto público y la inclusión digital.

Augusto y Conrado invitaron a Pedro Kumamoto, cuya diputación está interesada también en ahorros significativos y el uso de software libre, pero especialmente en la soberanía tecnológica y el desarrollo de la ciencia y las TIC, desde una mirada regional con autonomía, posibilidad de desarrollo, divulgación del conocimiento y empoderamiento de la sociedad a través del uso de la tecnología.

Para Kumamoto, la iniciativa busca que todo el software del gobierno sea libre, a excepción de aquellos tan especializados que no cuenten con una opción free, lo que también pueda impulsar que otras organizaciones y empresas lo utilicen. “Los más de 70 millones de pesos anuales que el Gobierno del Estado paga por concepto de licencias bien podrían implementarse, a través de la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología, para impulsar la investigación y el desarrollo con presupuesto local, de tal forma que las patentes queden como un beneficio para la sociedad de Jalisco, o sea, una licencia abierta para su utilización”.

Parte de los principios de Wikipolítica, la organización a la que Pedro Kumamoto pertenece, son la colectividad, la inteligencia colectiva y la horizontalidad. Él los relaciona con el software libre porque hacen llevar, a la práctica política, la toma colectiva de decisiones y no de una sola persona sin los insumos ni el conocimiento que puede generarse entre varias.

“La inteligencia colectiva es reconocer que dos personas no sólo piensan mejor que una, sino que problematizan y complementan las visiones, las búsquedas, las luchas, los derechos por los cuales existe la política”. Por su parte, la visión de horizontalidad repercute en poder cambiar la forma del ejercicio del poder y en cuestionarnos las relaciones de poder ya instituidas. “La tecnología nos hizo darnos cuenta de que trabajar de forma horizontal no es sinónimo de ineficiencia, sino de contar con reglas claras para sacar adelante decisiones en tiempos establecidos y con mecanismos transparentes y auditables que entreguen cuentas”.

La falta de responsabilidad de pago y cobranza en la parte gubernamental no podría quedar regulado por esta iniciativa de ley. Sin embargo, “tendría que aplicarse dicha iniciativa con total apego a los contratos, pues producir tecnología es una inversión muy grande y un riesgo, así que tiene que ser pagada en el tiempo y la forma que queden estipuladas desde el principio”.

Desde la experiencia de la ética hacker, los promotores de esta iniciativa se han dado cuenta de que una de las mejores maneras de construir otro tipo de tecnología y ciencia es la colaboración, no necesariamente a través de la competencia y la propiedad intelectual. “Desde la parte gubernamental nos toca impulsar y practicar, en la medida de lo posible, este tipo de filosofía de software libre”, comentó Kumamoto.

Muchas veces el gobierno impulsa investigaciones que no necesariamente terminan en un beneficio colectivo, sino que la inversión se traduce en un beneficio privado. “Nosotros creemos que el dinero público debe desarrollar investigaciones que estimulen el talento y el conocimiento, de manera que las patentes impliquen un beneficio público. Esto es un principio de honestidad, pero también de cuidado de los limitados recursos públicos que existen. Por eso debe existir tecnología con el principio del software libre”.

4 ejes de la iniciativa de ley

  1. Promoción del software libre: la iniciativa quiere que todos los niveles de gobierno del Estado, al momento de adquirir software, siempre privilegien el libre sobre el privativo.
  2. Reglamentación en el ecosistema híbrido: prohibir la vigilancia masiva por parte de las autoridades y hacer posible que la ciudadanía audite toda la tecnología utilizada en temas de seguridad y conozca sus alcances.
  3. Retorno social de la inversión pública: todas las investigaciones y estudios que se hagan con el dinero público deber ser de libre acceso para todos.
  4. Reforma al Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología del Estado de Jalisco (COECYTJAL) para poder discutir asuntos tecnológicos de manera abierta y pública, así como dar mayor promoción a la ciencia y la tecnología.

Pedro Kumamoto es Diputado independiente en el Congreso de [email protected]

Facebook Comments
Software libre en el gobierno. La apuesta de Jalisco: Pedro Kumamoto
8.8Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
8.8