La salud de las personas es un valor indispensable para el desarrollo económico y el bienestar social. Mantenerla y restaurarla requiere interacción entre distintos proveedores de insumos y servicios diagnósticos, terapéuticos y de rehabilitación (empresas, consorcios, asociaciones e instituciones).

Todos los actores involucrados en el sector salud deben aportar lo mejor que tienen para brindar un servicio eficiente: sus tecnologías, procesos, productos y servicios.

Lo que se espera de un sistema de salud es que brinde servicios de calidad a las personas. Una aspiración de estos sistemas es alcanzar la cobertura universal.

CUS en el mundo

La Cobertura Universal de Salud (CUS) –término establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS)– implica asegurar que las personas tengan acceso a los servicios requeridos, con suficiente calidad y efectividad para la promoción del cuidado de la salud y la prevención de enfermedades, así como el diagnóstico, tratamiento y rehabilitación (en caso de padecerlas) hasta llegar a cuidados paliativos, sin vulnerar su estabilidad financiera.

Alrededor del 40% de los países han alcanzado una CUS, por ejemplo:

  • Chile y Argentina en América Latina
  • Reino Unido, Alemania, Francia, Suecia, Noruega y Dinamarca en Europa
  • Mongolia, Corea del Sur y Japón en Asia
  • Botsuana en África
  • Australia

Otros países como México, Colombia y Sudáfrica están en proceso de implementación de la CUS.

Esta cobertura universal involucra a la población que necesita servicios, los cuales son la expresión del modelo de atención a la salud, ya sea primaria, hospitalaria u otra, y los costos asociados con la oferta de servicios, que es un relevante factor de impacto financiero.

Las 4 recomendaciones de la OCDE

En enero de 2017, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) presentó algunas recomendaciones para avanzar en el reforzamiento del sistema de salud:

  1. Ampliar la coordinación entre instituciones.
  2. Armonizar la estandarización de procesos.
  3. Impulsar la competencia entre proveedores.
  4. Fomentar la eficiencia hospitalaria.

Éstas fueron establecidas con miras a un incremento de la población y la edad promedio con recursos limitados.

5 esfuerzos históricos en México

En el caso de nuestro país, se han dado pasos muy importantes para alcanzar la CUS:

  1. Conformación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en la década de los 40
  2. Creación del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para Trabajadores del Estado (ISSSTE) a finales de los años 50
  3. Definición del Artículo 4° de la Constitución que reconoce el derecho a la salud, a principios de la década de los ochenta
  4. Arranque del Seguro Popular en 2004
  5. Impulsos actuales por ampliar el acceso para la población a productos y servicios de calidad y costo-efectividad.

Panorama y esquemas de cobertura

La población mexicana alcanza los 122 millones de habitantes y se encuentra en un proceso de transición, que va de una estructura demográfica con muy amplia población infantil, a una con mayor proporción de personas en edad productiva, así como un segmento de adultos mayores cada vez más representativo.

El sector salud ha avanzado significativamente en la reducción de padecimientos propios de la marginación, como las enfermedades infecto-contagiosas, pero por otro lado van en aumento factores de riesgo como la obesidad y el tabaquismo, así como las enfermedades crónicas: diabetes, padecimientos cardiovasculares y cáncer, entre las más comunes.

Para dar respuesta a las necesidades de la población, existen diferentes esquemas de afiliación en México. La población cubierta por diversas instituciones, tanto públicas como privadas, se caracteriza por las siguientes coberturas:

 

Cobertura UniversalEn relación con los servicios otorgados bajo los esquemas señalados, la seguridad social cubre desde el embarazo, parto, desarrollo del individuo, cuidados paliativos y hasta la muerte, además de incapacidades por riesgo de trabajo, pensiones y jubilaciones.

El Seguro Popular es un mecanismo para financiar servicios de salud definidos en un catálogo.

Las instituciones privadas ofrecen cobertura en función del tipo de contratación, ya sea salud preventiva, gastos médicos mayores o para algún padecimiento específico.

En este sentido, la población está cubierta con base en el esquema que le corresponda. Sólo en algunos países, el sistema de salud cubre a la totalidad de la población, sobre todo de la Comunidad Europea, Australia, Canadá y Japón. De hecho, se observa una relación favorable entre la esperanza de vida y la CUS.

Retos en el sistema de salud mexicano

En esta evolución del sistema de salud mexicano se presentan algunos retos, entre ellos:

  1. Desarrollar infraestructura adecuada para las necesidades particulares de los grupos de edad, sexo y región geográfica.
  2. Consensuar esquemas para el intercambio de servicios entre prestadores públicos y privados, más eficientes y ágiles en beneficio de la población.
  3. Incorporar tecnologías diagnósticas y terapéuticas de forma más acelerada y pertinente, es decir, con los mecanismos de regulación y financiamiento óptimos.

Aunadas a una heterogénea cobertura de servicios, las enfermedades crónicas de alta complejidad y costo van en aumento e impulsan la necesidad de transitar hacia la CUS.

Derivado de los retos mencionados, el fortalecimiento del sistema de salud dentro de la perspectiva de cobertura universal propicia oportunidades para todos los involucrados:

  • Instituciones académicas orientadas a la investigación y formación de recursos humanos
  • Prestadoras de servicios públicos y privados
  • Productores y distribuidores de insumos médicos
  • Empresas enfocadas en el financiamiento de la atención médica

La CUS, además de ser un buen anhelo como país, es un terreno fértil para el desarrollo de iniciativas de negocio orientadas a la innovación, generación de sinergias, apego a la regulación, criterios para la sustentabilidad del negocio y visión a largo plazo.

En otras palabras, una cobertura universal requiere del esfuerzo conjunto entre el sector público, la comunidad empresarial y la sociedad civil para generar beneficios a toda la población.

Para ello, se deben dar los primeros pasos:

  1. Consolidar la afiliación a una atención primaria de primer nivel.
  2. Dar seguimiento oportuno a la cobertura de padecimientos.

Expandir a gran escala la integración de fondos.

Comentarios de Facebook
México rumbo a la Cobertura Universal de Salud
8.95Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
9.0

Suscríbete a nuestro Boletín Quincenal

Únete para recibir noticias, invitaciones y promociones de u-GOB

Te has suscrito exitosamente

Pin It on Pinterest

Share This