El gobierno actual se enfrenta a un gran reto en su quehacer diario, pues la continuidad operativa es fundamental y la nube ofrece ventajas muy interesantes para la gestión pública como disminuir costos, evitar la obsolescencia tecnológica y brindar una gran agilidad.

Una forma de enfrentar este reto es el uso de la Nube Híbrida, tanto como un modelo de operación tecnológica, como un habilitador de agilidad y servicio hacia los ciudadanos.

La labor fundamental del sector público es la continuidad operativa, es decir, brindar servicios ciudadanos a la sociedad en general, ya que gran parte de las actividades diarias de un ciudadano depende de que los servicios gubernamentales se encuentren operando sin interrupción. Por ejemplo, los servicios de aduanas, calles pavimentadas, transporte eficiente, alumbrado público y suministro de agua son algunos de los servicios sin los cuales la vida cotidiana no sería posible y que son proporcionados por entidades públicas.

Si alguno de estos servicios dejara de operar por cualquier razón, el impacto a la vida ciudadana sería inmensurable. Tomando en cuenta que estos servicios dependen cada vez más de tecnología, sistemas y equipo de cómputo (hardware), se requiere que todas las partes de las Tecnologías de Información (TI) operen en todo momento, pues al fallar impactarían directamente la continuidad del servicio hacia los ciudadanos.

Imaginemos que los servidores que soportan los sistemas de transporte público eléctrico y vialidad dejaran de operar; esto colapsaría las ciudades al punto de que toda actividad de los 48.14 millones de usuarios de transporte público en la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey se vería afectada (por no decir imposibilitada). Y aunque el escenario pudiera parecer fatalista, el posible impacto que una falla en los sistemas del gobierno podría acarrear responde directamente a la razón por la cual siempre estará orientado hacia la continuidad operativa, por sobre muchas otras cosas.

Nube Híbrida y sus ventajas

Si bien los procesos y sistemas ciudadanos están atados a un ambiente tecnológico, el modelo de Nube Híbrida ofrece una serie de beneficios para mantener la continuidad de operación de la entidad gubernamental como:

  • Reducir el costo de su operación.
  • Minimizar la obsolescencia tecnológica.
  • Generar la adopción de mejores prácticas.
  • Optimizar la agilidad de la operación, ya que una parte de la carga de trabajo es ejecutada en servidores en los centros de datos de la institución de servicios públicos, mientras que la parte restante es ejecutada en un ambiente de nube.

No obstante, es necesario considerar la integración de estos dos ambientes –tanto en los procesos como en los elementos tecnológicos necesarios y suficientes– para que las cargas de trabajo se puedan mover de manera fácil y transparente entre ambos, reduciendo lo más posible cualquier impacto al servicio que ofrezcan los componentes tecnológicos que estén siendo movidos o balanceados.

Por ejemplo, un sistema que responde a consultas de los ciudadanos es soportado por servidores y sistemas en un centro de datos durante la mayor parte del año. Sin embargo, durante un par de meses al año estos datos son altamente consultados por los ciudadanos, lo cual representa una disyuntiva: hacer crecer la infraestructura para que soporte este pico de carga (aunque por 10 meses al año dicha infraestructura estaría sub-utilizada), o bien, mover el sistema a la nube para mantener los servicios de consulta con agilidad y elasticidad, a fin de que, una vez terminada la estacionalidad, el sistema regrese al centro de datos.

Modernización hacia un modelo de Nube Privada

Una forma eficiente de mantener continuidad operativa y al mismo tiempo obtener los beneficios que la nube brinda es mediante una estrategia de modernización, teniendo claridad de la interacción entre la tecnología y los servicios entregados por el sector público, con el objetivo de llevar la infraestructura física y el hardware hacia un modelo de Nube Privada, pero al mismo tiempo emplear tecnologías y estándares abiertos que permitan mover cargas de trabajo entre el centro de datos y la nube.

El objetivo será movilizar las cargas de cómputo de manera fácil, sencilla y transparente, minimizando en todo momento cualquier impacto al servicio hacia el interior y exterior de las dependencias. Para ello, es necesario adoptar tecnologías basadas en estándares abiertos y asociarse con un proveedor tecnológico que tenga una solución completa, segura y capaz de brindar la flexibilidad de adoptar distintos componentes, o incluso, sistemas completos, si así conviniera.

Comentarios de Facebook
El Hardware y la Nube en la gestión pública
8.6Nota Final
Puntuación de los lectores: (5 Votes)
8.6

Suscríbete a nuestro Boletín Quincenal

Únete para recibir noticias, invitaciones y promociones de u-GOB

Te has suscrito exitosamente

Pin It on Pinterest

Share This